Ir de tapas, ¿la mejor forma de comer saludable?

Salir a tapear es algo bastante habitual sobretodo en los fines de semana y por la noche. Las TAPAS son una parte integral del estilo de vida español.

Comer de tapas puede ser una opción buena para el bolsillo y para la figura. Nutritivamente pueden ser sanas, si no nos pasamos con las aceitunas, los fritos, el pan, las salsas aceitosas y sabemos elegir y equilibrar sus componentes.

Según una encuesta elaborada por el instituto de investigación Quota Reseach un 43% de los encuestados elige la hora de la cena, un 35% lo hace indistintamente al mediodía o por la noche y un 16% prefiere tomarse esas raciones para comer.

Esta misma encuesta pone de manifiesto que las patatas bravas (21%), el pulpo a la gallega (16%) y los calamares a la romana (15,5%) son las raciones preferidas de los españoles, y que en un 88% de los casos siempre les ponen pan. Es más, para un 76% de los encuestados las raciones no serían lo mismo sin él. Así, un 20,5% asegura que no podría comer sin pan una tabla de ibéricos, unos huevos estrellados (15%), una tortilla de patata (11%), una ración de chorizo a la sidra (9,5%) o una de pulpo a la gallega (9%).

”Comer de raciones se ha convertido en parte de nuestra cultura gastronómica, y puede considerarse una alternativa saludable y sin gran peligro para ganar peso, siempre y cuando no se desequilibre la dieta si se toman demasiadas grasas y salsas innecesarias, o por inclinar la balanza hacia un sólo nutriente. Por eso es bueno que se pidan distintas raciones, que incluyan alguna hortaliza o verdura y, por supuesto, que se acompañen con pan. Gracias al pan se siguen tomando hidratos de carbono, deficitarios en nuestra alimentación, además de tener un efecto saciante” comenta la Dra. Gómez Candela, Jefa de la Unidad de Nutrición Clínica y Dietética del Hospital Universitario La Paz de Madrid.

Si se piden unas tapas variadas en las que se incluya alguna ración de verdura (champiñón, pimiento, alcachofa, tomate, etc..), no se abusa (o se prescinde) de las salsas, grasas, ni fritos y se acompañan con un poco de pan (una o dos rebanadas), pueden ser una alternativa saludable, cómoda, apetecible y no muy calórica.

En el caso de las patatas bravas, (la ración favorita de los españoles), la patata es una buena fuente de vitamina C y otros nutrientes. En algunos lugares, las preparan al horno, al vapor, o al caliu, por lo que su contenido en grasas baja drásticamente. Por otro lado, el pulpo es rico en calcio (182mg/100 gr.), en vitamina A y tiene un bajo aporte calórico (72 cal. / 100 gr.).

En cualquier caso, ambas raciones (como la mayoría de ellas) combina perfectamente con un poco de pan, fuente de hidratos de carbono, fibra, proteínas, vitaminas y minerales, que no puede abandonarse completamente, pero tampoco conviene abusar de él, para no desequilibrar aún más nuestra dieta.

Anaconda Group | Desarrollos web con Drupal